¿Transgénicos? ¡No, gracias!

Estándar

Ailén tiene sólo 2 años, pero ya conoce la faceta más silenciada del cultivo de soja: cuando tenía cinco días de vida sufrió su primera intoxicación con agrotóxicos. Desde ese momento, cada fumigación es un camino directo al hospital, y todos los días recibe un cóctel de medicamentos para poder respirar. Ailén tiene los ojos color miel y la tez blanca, vive en San Jorge, centro-oeste de Santa Fe (Argentina), pleno corazón del monocultivo, y su casa está a diez metros de una plantación de soja. Cada vez que las avionetas rocían los campos, se repiten las alergias, intoxicaciones y problemas respiratorios. En base a estos padeceres y estudios médicos, la Justicia acaba de prohibir las fumigaciones con el agrotóxico Roundup, pilar de la industria sojera mundial y propiedad de la multinacional Monsanto. La medida privilegia la salud por sobre la actividad económica. Los productores agropecuarios santafesinos estuvieron lejos de aceptar el fallo: marcharon hacia el juzgado en defensa de las fumigaciones.

Darío Aranda. Periódico Página 12, 21 Marzo 2009. Argentina. La noticia completa aquí. Argentina es el mayor exportador mundial de soja transgénica

¿Qué son los transgénicos?

Los organismos modificados genéticamente (OMG) son el fruto de la Ingeniería Genética, mediante la cual se crean plantas, animales y microorganismos manipulando sus genes (introduciendo genes de otras especies, por ejemplo). En los últimos años, esta técnica se ha utilizado para intentar introducir nuevas características en cultivos y, desde hace poco más de una década, se siembran en algunos países variedades modificadas genéticamente (OMG) principalmente de soja, maíz, algodón y colza. La experimentación con transgénicos tiene el fin de crear especies “mejoradas”, que prometen un sinfín de ventajas. A la hora de la verdad, las mejoras son básicamente 2: la resistencia a las plagas y a algún potente herbicida determinado. Actualmente en el 80% de la superficie cultivada con OMGs, se trata de organismos resistentes a herbicidas.

Según la propia Comisión Europea, “el proceso de creación de organismos modificados genéticamente está rodeado de incertidumbres, que pueden dar lugar a multitud de efectos imprevistos ”. Hoy por hoy, se trata, de una tecnología con un muy bajo nivel de precisión y cuyos efectos son impredecibles tanto a corto como a largo plazo.

Después de 13 años sembrando transgénicos se ha podido comprobar que las promesas de la Ingeniería genética no se han cumplido:

  • No reducen el empleo de químicos. De hecho han supuesto un aumento en el uso de agrotóxicos.
  • Sus rendimientos son menores o a lo sumo equivalentes a los de los cultivos tradicionales.
  • No han mejorado la calidad de los alimentos sino la incertidumbre sobre sus posibles efectos.
  • Están apareciendo nuevas plagas resistentes a los tóxicos asociados a los OMGs, lo que hace necesario el uso de venenos más potentes.
  • No han acabado con el hambre en el mundo ni mucho menos con la pobreza: en realidad han aumentado la brecha entre pobres y ricos, porque la tecnología necesaria para los transgénicos es muy cara y sólo los más ricos pueden cultivarlos o competir con ellos. Esto ha dejado a muchos pequeños agricultores sin trabajo ni perspectivas de futuro. Las empresas crean las especies, las patentan y venden todo lo necesario para su cultivo, si no les compras las semillas (herbicidas e insecticidas) a ellas cada año, es imposible cultivar (es el negocio del siglo)
  • Los efectos para la salud son imposibles de prever, pero entre otras cosas provocan alergias y resistencia a antibióticos, problemas de infertilidad, toxicidad en el riñón y el hígado.
  • En cuanto al Medio Ambiente, los herbicidas que se utilizan con los OMGs atacan también a las especies beneficiosas afectando a la fauna y la flora, contaminan las aguas por filtración y ponen en peligro la biodiversidad.
  • Contaminan otros cultivos tradicionales y ecológicos a través del polen. Destruyendo la posibilidad de otras alternativas agrícolas. Al contaminar otros cultivos, las nuevas semillas nacen ya siendo  transgénicas y las multinacionales como Monsanto pueden reclamar que no se les ha pagado su patente.

Aquí os dejamos un link a la Guía Roja y Verde de Alimentos Transgénicos que Greenpeace actualiza cada año. Es importante leerla porque marcas tan importantes como Nestlé, Danone, Kellogs, Matutano, Lays, Pringles, Knoor, Sos y muchas más están en el lado rojo. Además estas marcas tienen diferentes submarcas con las que distribuyen sus productos. No os extrañe que alguno se pueda haber colado en vuestra nevera!

Los días 10 y 11 de Noviembre, se organizan las jornadas “Los transgénicos en el ámbito científico, agrícola, medioambiental y de la salud” en las que participarán científicos expertos de España y la UE que debatirán los efectos y consecuencias de los transgénicos. Más información aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s